La Junta responde a los mariscadores de chirla tras la carta mandada por la madre de dos marineros de Isla Cristina a la directora general de Pesca y Acuicultura

La Junta de Andalucía ha respondido a la reclamación de los mariscadores de chirla que tras siete meses de parada forzosa para la regeneración del caladero aseguraban que era inviable, además de peligroso, faenar con el horario impuesto y durante solo tres meses al año.

Esta preocupación de los pescadores era tal que la madre de dos marineros de Isla Cristina envió una carta a la directora general de Pesca y Acuicultura, Margarita Pérez, en la que apuntaba los riesgos que entraña una jornada laboral de tan pocas horas y el estrés al que están sometidos los trabajadores. Ante esta misiva y ante la intranquilidad del sector de la chirla en Isla Cristina, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo explica en una respuesta a la que ha tenido acceso Huelva Información los motivos de las medidas tomadas.

En primer lugar, la Consejería quiere mandar «un mensaje de tranquilidad y confianza» a todos los trabajadores del sector y explica que la apertura del caladero se ha realizado con «todas las cautelas biológicas posibles». Desde la Junta se añade que en los meses en los que ha permanecido cerrado el caladero este no ha llegado a recuperarse por lo que si se faena más de tres horas al día, la cantidad anual de chirla disponible se acabará para abril de 2018 y eso «motivará el cierre de nuevo el caladero».

La misiva señala que no es que se den tres horas para todo el trabajo sino que el tiempo de pesca permitido para las embarcaciones de draga hidráulica que capturan la chirla se debe desarrollar en el tramo comprendido entre las 05:00 a 16:00 de lunes a viernes. En este sentido, la carta incide en que el problema radica en que se ha desatado una especie de carrera en los puertos «para llegar el primero al caladero y pescar los 150 kilos de chirla» y destaca que «esto no es lo que quiere la Consejería para la pesquería de la chirla». La directora de Pesca incide además en que el resto del tiempo en ese horario establecido puede dedicarse a las demás tareas relacionadas con el trabajo en la mar que no se limita en ningún sentido.

Finalmente, la carta señala que en esas tres horas los barcos pueden «pescar la cantidad de chirla que les permita el caladero» y recuerda que la cantidad máxima de 150 kilos «la ha impuesto el propio sector chirlero».

F: huelvainformacion.es

Ángeles Barea

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.