La Escuela de Educación Vial de Isla Cristina colabora con las Colonias de Sevilla

LA ESCUELA DE SEGURIDAD VIAL ISLEÑA COLABORA CON LAS COLONIAS DE SEVILLA

El pasado lunes día trece de julio, la Escuela de Seguridad Vial de Isla Cristina, con los agentes de Policía Local Carlos Ruiz y Jesús Lima al frente, se desplazaron a la aldea del Rocío para exponer actividades relacionadas con la Educación Vial a las Colonias de niño/as de la Hermandad del Rocío de Sevilla.

Estas colonias consisten en dar una oportunidad a niño/as de edades comprendidas entre los cuatro y catorce años, con problemas familiares de tener diez días mágicos. En los que poder ir a la playa, estar rodeados del cariño de los monitores, el personal de la propia hermandad y disfrutar de multitud de actividades entre las que se encontraban la Educación Vial.

Por segunda vez esta escuela participa en esta labor social y humanitaria, atendiendo al llamamiento de los responsables de la mencionada Hermandad y a Eduardo Galindo, Agente de Policía Local de Tomares,

En palabras de los Agentes responsables Carlos y Jesús: » la actividad que planteamos queríamos que fuera diferente a lo que solemos hacer, algo que no quedara en el olvido ni para eso/as niño/as ni para la Hermandad, queríamos que fuera más que una actividad un regalo para todos».

La actividad quedó dividida en tres partes, una toma de contacto con canciones y coreografías relacionadas con la Educación Vial, la actividad estrella y una pequeña clase con nociones básicas de como cruzar la calle de forma segura.

En primicia, como actividad estrella y aprovechando la nueva adquisición de Jesús Lima de un drone, se desarrolló un ejercicio a vista de pájaro. Utilizando lo/as ochenta y siete niño/as de las colonias, monitores y personal de la Hermandad, para poner un mensaje con letras que fueran vistas desde el cielo. El mensaje elegido por los niño/as fue el siguiente: «EN LA CARRETERA CUIDADÍN, SEVILLA».

El evento terminó entre abrazos de agradecimiento y cantando la Salve Rociera, que servía prácticamente de telón a todo un día de emociones, en los que los niño/as se fueron a dormir con caras y sentimientos contradictorios. Los Policías jugaron con ello/as, lo/as abrazaron, les dieron cariño y no miraron el reloj en ningún momento para marcharse.

Hay que tener en cuenta que mucho/as de esto/as niño/as tienen a sus padres en prisión, otros ya han tenido sus primeros contactos con la justicia y la imagen que tenían de la Policía era bien diferente a la que se llevaron en este mágico día, en el que los sentimientos religiosos de esta Hermandad se viven a flor de piel y su solidaridad traspasa los corazones.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.