La devoción impregna el Miércoles Santo de Isla Cristina

Cristo Atado a la Columna

Nuestra Señora de los Ángeles Padre Jesús de las Tres CaídasEl Miércoles Santo estuvo marcado en Isla Cristina por la estación de penitencia de la Hermandad del Santísimo Cristo Atado a la Columna, Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas y Nuestra Señora de los Ángeles, conocida popularmente como Flagelación, que con sede canónica en la Parroquia de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder sacó tres pasos desde la Capilla de Nuestra Señora de los Ángeles a las 19:30.

El paso de misterio del Santísimo Cristo Atado a la Columna es una obra escultórica en pasta de madera realizada en unos talleres de imaginería religiosa de Olot siguiendo el diseño original de Pío Mollar. Jesús Atado a la Columna se muestra con el cuerpo encorvado y con ligera inflexión en las rodillas, al quedar atado a una columna de fuste bajo y con las piernas separadas para conseguir estabilidad. Es una talla que hace gala de un acabado naturalismo, inspirada en las más bellas creaciones barrocas. Estuvo acompañado musicalmente por la Agrupación Musical Cristo de la Buena Muerte de Ayamonte.

Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas es una escultura trabajada en madera de cedro y anatomizada, que mide de rodillas 1,35 metros. Representa a Cristo en su largo periplo por la Vía Dolorosa, en la que el Redentor muestra en su rostro, de cuidada facciones, una pena honda, lacerante y angustiada. Fue acompañado por la Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús Nazareno de Lepe.

Finalmente María Santísima de los Ángeles, que fue exornado con claveles blancos y que procesiona en paso de palio, es una imagen de candelero obra de Emilio Pizarro (1903). Formó parte del misterio que el citado escultor compuso para la Hermandad del Baratillo de Sevilla. La hermandad isleña la adquirió en 1946.

La estación de penitencia fue seguida por numerosos isleños, presentando como novedades la terminación del tallado de las esquinas traseras; el rostrillo de Nuestra Señora de los Ángeles y la primera fase de un evangelista para la trasera del paso del Señor Atado a la Columna. Acompañaron a la cofradía unos 150 nazarenos, calzando el paso de misterio 50 costaleros, 30 el del Señor de las Tres Caídas y 40 el de palio.

Dani Góme

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.