Junta y Guardia Civil se incautan de 8.000 kilos de pescado inmaduro o sin etiquetar desde principios de verano

inmaduroSegún han informado desde la Delegación de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, y desde la Subdelegación del Gobierno, este pescado, principalmente chirla, ha sido decomisado por no tener la talla reglamentaria o por carecer de etiquetado y trazabilidad.

En concreto, de chirla se han incautado de casi 7.000 kilos, contando también las decomisadas en la provincia de Sevilla, seguida por la coquina, la almeja o la merluza, entre otras especies.

De igual modo, se ha procedido al levantamiento de 656 alcatruces en época de veda del pulpo, 15 tendidos sin identificar y, por tanto, ilegales, correspondientes a 25 banderas de señalización.

Se ha levantado también acta a dos dragas hidráulicas por mariscar en la zona B y otra de la Reserva pesquera del Guadalquivir, donde está prohibido, y en la zona C, por mariscar fuera de horario, y se han inmovilizado dos embarcaciones, un rastro remolcado haciendo transbordo en lugares no autorizados y una embarcación de recreo por utilizarse para pesca profesional.

También en colaboración con la Inspección del Ministerio de Agricultura se han levantado actas propuestas para sanción a cinco cerqueros por comenzar a faenar antes del horario permitido. Por estos motivos se han levantado infracciones administrativas, pero no se ha producido ninguna detención.

También la Inspección Pesquera de Huelva, en colaboración con la lonja de Punta Umbría y los armadores de Draga Hidráulica de la localidad, ha procedido en estos cuatro meses a la siembra en la mar de más de 39.000 kilos de chirla de talla no reglamentaria después de su cribado en sus instalaciones, así como todos los productos incautados de Huelva y Sevilla, lo que ha repercutido positivamente en la regeneración del caladero. De igual modo, en este mes de octubre, se ha llevado a cabo también la siembra de 1.500 kilos de chirla de talla no reglamentaria en colaboración también con la lonja de Isla Cristina y los armadores de Draga de esta localidad.

Estas siembras se han hecho a bordo de las embarcaciones de la Inspección Pesquera de Huelva, así como en las diferentes dragas que se ofrecieron para colaborar, emitiendo la Inspección el correspondiente certificado de siembra.

Por su parte, el delegado de Agricultura, Pedro Pascual Hernández, ante esta situación “insostenible”, ha reiterado la llamada a la responsabilidad y a la sensibilización de toda la sociedad, desde el propio sector hasta la restauración y los consumidores, puesto que “si nadie comprara marisco al margen de la línea de trazabilidad, sin etiquetado y de talla no reglamentaria nadie lo capturaría para su comercialización ilegal”, ha apostillado.

Para el delegado territorial, “si no ponemos todos de nuestra parte, por mucho que intensifiquemos el control y vigilancia, como hacemos a través de los Servicios de Inspección Pesquera con el apoyo de la Guardia Civil y la Policía Autonómica, no será posible alcanzar el reto social, económico y ambiental de la regeneración del caladero”.

Al respecto, el subdelegado del Gobierno en funciones, Manuel Iglesias, ha valorado ha valorado el trabajo realizado, en este caso por la Guardia Civil, “para preservar una de las fuentes de riqueza más importantes de la provincia como los caladeros de pesca”, una labor, ha remarcado, “en la que se destaca la colaboración entre las administraciones para preservar un sector económico tan importante para la provincia”.

Junto a las labores de inspección y control, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural vela por la seguridad alimentaria y la sostenibilidad de los caladeros con medidas como la fijación de tallas mínimas para las especies de interés pesquero, épocas de veda -fijas o estacionales- o la prohibición de captura o tenencia de determinadas especies, así como con la implantación de una tara máxima de explotación o cupo de captura máxima.

También existe una definición y regulación de zonas o de fondos vedados a la actividad pesquera o la declaración de espacios marítimos protegidos.

De igual modo, este departamento de la Junta de Andalucía, en el marco del Programa de Control y Seguimiento de las Condiciones Sanitarias en las Zonas de Producción de moluscos bivalvos, gasterópodos y equinodermos del litoral andaluz, decreta el cierre preventivo de los caladeros cuando se detecta la presencia de biotoxinas con valores superiores a los establecidos legalmente. El objetivo, la protección de la salud pública y garantizar la calidad sanitaria de los productos pesqueros. Europa Press

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.