Isla Cristina cuenta con uno de los festivales corales más prestigiosos del país

Coral Polifónica Isla Cristina con Vicente Sanchís como fundador y director Coral Padre Jose Miravent con Aurelia Jara como directorISLA CRISTINA CUENTA CON UNO DE LOS FESTIVALES CORALES MAS PRESTIGIOSOS DE ESPAÑA

Creado en 1987 por Vicente Sanchís Sanz, bajo el patrocinio del ayuntamiento, el festival llega a los veintiocho años de existencia. Por él han pasado las principales masas corales españolas y algunas de las mejores extranjeras

Tras las fiestas patronales en honor a la Virgen del Rosario, en octubre, reaparece cada año una cita ineludible con la música, llega el Festival Coral del Atlántico. El Templo Parroquial de Ntra. Sra. De Los Dolores, sede del certamen desde sus inicios, volverá a acoger los cantos a capella de los diferentes grupos que participan en uno de los festivales corales más prestigiosos de España.

La idea nace en 1987 del músico valenciano Vicente Sanchís Sanz, el mismo a quien Isla Cristina le ha rendido homenajes en forma de nombramiento como Hijo Adoptivo de la ciudad y rotulando con su nombre el Conservatorio Elemental de Música. Seis años antes fundaba la Coral Polifónica Isla Cristina, precursora e impulsora durante años del acontecimiento con el que se estrena, desde entonces, la programación cultural de otoño.

José Antonio Jara dirige el Coro de Voces Blancas Portada del periódico local La HigueritaLa primera edición se celebró del 24 al 27 de septiembre de 1987, inaugurándose por la Coral Polifónica Isla Cristina, de la Peña Cultural “Amigos del Carnaval”, con sede en la antigua “Casa Gildita”, del Paseo de las Flores. También actuaron el Liceo Marítimo de Villagarcía de Arosa (Pôntevedra), Portas Victoriae de Santoña (Cantabria), Coral Minera de Río Tinto (Huelva), Coral Lucentina (Córdoba), Coro Universitario Gaudeamus (Madrid), el Orfeón Universitario de Málaga y cerró la Coral Polifónica “Viasa” de Caracas (Venezuela).

Como quedó plasmado posteriormente en el periódico La Higuerita, Horacio Noguera escribiría su crónica diciendo que “el Festival Coral del Atlántico ya no se puede parar, es una obligación y una responsabilidad nuestra”, dejando constancia que “el primero ha sido un éxito y ya debemos de pensar en el próximo, para mejorarlo, corregir errores y enriquecerlo”. Noguera, componente y en ocasiones solista de la coral, años después lo dirigiría, regalándole su cartel y el emblema que se llevan los participantes, nubes de música sobre noche isleña de luna llena y un caballito de mar en forma de clave de sol en bronce, respectivamente.

José Antonio Jara dirige el Coro Juvenil Isaac Cueto BurgosCasi tres décadas de grupos, corales y orfeones que han dejado el eco de sus voces en el templo parroquial que el Obispado de Huelva cede en cada edición. Además de las isleñas, Coral Polifónica Isla Cristina, Padre José Mirabent, el Coro de Voces Blancas y su heredero, el Juvenil Isaac Cueto Burgos, han participado todas las onubenses, andaluzas y casi todas las españolas. También el Coro Nacional de España, Coro de Cámara Turesö de Suecia, el Santa Ana de Copenhague, el de Las Arenas de Mendonza de Argentina o Les Petits Chanteurs de San Marcos, mas conocidos por la película “Los Chicos del Coro”.

El festival cuenta con una Comisión Organizadora y director artístico, encargado de preparar la programación de cada edición y sobre quien recae la responsabilidad de localizar, contactar e invitar a las agrupaciones que desarrollaran un repertorio variado, que en sus primeros años se ceñían exclusivamente a temas de corte religioso o sacro, en señal de respeto al lugar. El primero de ellos fue el mismo Sanchís, luego vendría el polifacético artista isleño y, por entonces, Técnico Municipal de Cultura y Festejos, Horacio Noguera, que ostentó la responsabilidad de dirigirlo hasta su fallecimiento en 2005, heredando la batuta el actual, el músico y director de corales Aurelio Jara.

Y aunque el festival ha cambiado, debido a la reducción de recursos económicos y patrocinadores, continúa celebrándose, que no es poco, a la vista de la desaparición de otros tantos de similares características. Y todo gracias a la implicación de muchas personas y entidades que siguen creyendo en su continuidad, como el propio ayuntamiento y las distintas corporaciones locales, el arduo trabajo de sus directores, la implicación de todos y cada uno de los componentes de las corales isleñas que recepcionan y atienden a las agrupaciones visitantes, al Obispado de Huelva por facilitar el marco incomparable del templo católico y, por supuesto, los medios de comunicación que lo retransmiten y un público fiel que, de forma respetuosa y conocedores de los tiempos de los aplausos, llenan las bancadas de la iglesia y siguen con atención cada actuación.

El próximo octubre, de nuevo, como desde hace veintiocho años, la música coral volverá a la iglesia de Los Dolores, en plena Gran Vía isleña. Su crucero se convertirá en escenario temporal para cantos religiosos, sacros y, también, lúdicos y populares, en definitiva, voces de aquí y de allá que convivirán durante unos días, intercambiando repertorios, experiencias y vivencias en torno a la música, en una de las localidades onubenses que demuestra su amor a la música todo el año y en diversas manifestaciones populares, prueba de ello son las cuatro corales isleñas y que suman más de 200 componentes.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.