El mes del Abuelo

Como estamos en el mes del “ABUELO” un buen amigo me envió este mensaje el cual quiero compartir con todos ustedes

Ya llegó mi invierno ¿Sabes? El tiempo tiene su manera especial para tomarte desprevenido al paso de los años. Me parece que ayer era joven… Pero no, en cierta forma parece que fue hace mucho tiempo…. ¿A dónde se fueron los años? Sé que los viví. Tengo visiones de cómo fueron y de todas mis esperanzas y sueños. Pero allí están. Ya me llego el invierno de mi vida y me ha tomado por sorpresa. ¿Cómo llegue aquí tan rápido? ¿Dónde se fueron los años de mi juventud? Recuerdo que pensaba que ese invierno estaba tan lejos que no podía imaginar cómo seria. Pero me llego. Mis amigos ya están retirados y están volviéndose “grises”… Como yo, se mueven más lentos. Algunos están en mejor forma, otros peor que yo, pero veo el cambio… Eran jóvenes y brillantes como yo… Pero la edad se empieza a sentir y a notarse. Ahora somos aquellas personas mayores que nunca pensamos que seríamos algún día…. Tomar una siesta ya no solo es algo agradable como era…. Ahora es algo obligatorio, porque si no lo hago por propia voluntad, simplemente me quedo dormido en la computadora.

Así he estado en esta nueva etapa de la vida…. Sin preparación alguna para sufrir dolores y achaques… La pérdida de fuerza o habilidad para ir y hacer las cosas que quisiera…Pero, por lo que si sé es que este invierno se ira más rápido. Entonces empezare otra aventura. Tengo arrepentimientos por haber hecho cosas que hubiera querido no haber hecho, y por no hacer cosas que si debí hacer… Pero hay muchas más de las que estoy contento.

Si todavía no te ha llegado tu invierno, déjame recordarte que vendrá mucho más rápido de lo que piensas… Por lo que cualquier cosa que quieras lograr en tu vida hazla rápido… ahora… no lo pospongas por mucho tiempo. La vida se pasa pronto. Has todo lo que pueda hoy, porque nunca estarás seguro si ya estás en tu invierno o no. Quién sabe si lograras vivir todas las estaciones, así que vive el hoy y di ahora las cosas que quieres que tus seres queridos recuerden.

“La vida es un regalo que se nos ha dado”….Haz algo único este viaje, agradable, fantástico para ti y para tus seres queridos, para tus allegados y en general para los que te rodean. ¡Vive bien!… ¡Goza los días! Haz cosas agradables… Sé feliz ¡DESEO QUE TENGAN UN GRAN DÍA HOY! PERO recuerda, “La riqueza es la salud… no las piezas de oro y plata, no las cosas materiales y ese afán de defender lo mío, mío, solo mío”. Finalmente te sugiero que goces de tu vida mientras dure…. Y recuerda que: ¡Salir a la calles es bueno, pero regresar es mejor!

Si olvidas nombres, no importa. ¡A lo mejor esas personas olvidaron que se conocieron! Duerme en un sillón con la TV prendida que en la cama. A esto se le llama “pre-dormir”. Las que antes eran pecas, ahora dicen que son manchas por mal funcionamiento del hígado. Tienes 3 tallas de ropa en tu guardarropa, dos de las que nunca las volveros a usar. Te sentirá tal bien regalándolas a alguien que las está necesitando y a quien las puede lucir. Posees tantas cosas ¡qué nunca usas! ¡Y hay tantos necesitándolas con urgencia! Tenlo muy en cuenta. Pero algo que siempre debes recordar, es que muchos… Muchísimos de los viejos fue bueno: la viejas canciones, películas clásicas, y lo mejor de todo… ¡TUS GRANDES AMIGOS DEL ALMA!

Envía este mensaje a algún viejo amigo. De seguro que sonreirá. Yo lo hice, pero no pude reprimir unas cuantas lágrimas. Recordé tan gratos momentos de mi pasado en que ustedes estuvieron presentes. Y de cada uno de ustedes aprendí algo muy valioso. No es lo que has reunido o cumulado… si no lo que has repartido y lo que has dado de ti, lo que has entregado con generosidad y amor. Lo que dirá la clase de vida que has tenido. OJALÁ QUE LO ENVIES A TUS VIEJOS AMIGOS.

En verdad que ahora si me quedo el saco a la medida, siempre piensa uno que esta joven, hasta que te empiezan a decir en la calles ¡pase usted abuelo! ¡Tome asiento abuelo! Y así, muchas cosas por el estilo. Las escaleras ya son muy grandes y son las de siempre, ya camina uno lento como perdonando el tiempo, en fin ya voy por otro invierno, espero.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.