El Documento del Mes recupera las denuncias sobre daños al Monte Común

El ‘DOCUMENTO DEL MES’ TRATA EL TEMA DE LAS DENUNCIAS SOBRE DAÑOS AL MONTE COMÚN RECOGIDOS EN UN DOCUMENTO DE 1888.

Como es habitual, dicho documento estará expuesto en la Biblioteca Municipal hasta finales de noviembre.

Isla Cristina, 2 de noviembre de 2017.- El Documento del Mes recupera en noviembre el tema sobre las Denuncias a los Daños al Monte Común, hoy denominado Monte Público, en un documento de 1888 custodiado en el Archivo Municipal, legajo 1342, fechado el 13 de diciembre.

La preocupación por la conservación del “monte común”, hoy denominado “monte público”, así como de las dunas que rodean a Isla Cristina ha sido una constante a lo largo de nuestra historia.

Una de las series que dentro del Archivo Municipal de Isla Cristina contiene documentación al respecto es la denominada “Autos de denuncia”, dentro de la sección de Escribanía.

En ella se recogen numerosos expedientes instruidos contra vecinos, de la propia población o de los pueblos de los alrededores, que se dedicaban a pastorear con sus ganados en lugares no autorizados, talar pinos, hacer carbón, arrancar vegetación en las dunas, etc., y que abarca desde 1806 hasta 1974.

En este documento de hoy traemos un expediente “tipo”, que toma como base la denuncia practicada por dos guardias civiles de este puesto contra dos vecinos de esta Isla, residenciados en La Redondela, “por hallarlos con un horno de carbón en el sitio Cañada de Valdeconejo, pinares del Estado de este término municipal”.

Según las diligencias practicadas, el horno tenía una capacidad de entre veinte y veinticinco arrobas, para lo cual habían arrancado unos treinta y cinco o cuarenta pinos, además de siete u ocho quintales de leña que tenían preparados.

Los denunciados alegaron al derecho “inmemorial” que tenían los vecinos de los pueblos de los alrededores para hacer carbón en estos pinares. Se refería a los derechos extinguidos hacía muchos años de los pueblos que conformaban el antiguo marquesado de Ayamonte (Ayamonte, Lepe, La Redondela, Villablanca y San Silvestre de Guzmán), que gozaban en los llamados “montes de propios” de la libertad para el pastoreo y otros aprovechamientos comunales.

Esa alegación no fue tenida en cuenta en primera instancia por el ayuntamiento, derivando su caso al juzgado competente para la correspondiente multa o castigo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.