Diez días sin empleo y sueldo para el técnico de ambulancias del centro de salud de Isla Cristina

tecnico-ambulanciaEl técnico de ambulancias del centro de salud de Isla Cristina que denunció que dormía en su ambulancia ante la falta de un lugar para los descansos en las guardias, César, ha sido definitivamente sancionado por la empresa a 10 días de suspensión de empleo y sueldo. Una sanción que le ha llegado pese a encontrarse de baja psicológica, y que el sindicato FSTES (Formación Sindical de Técnicos de Emergencias Sanitarias) lo achaca a la “persecución” de la empresa Autoamtax después de denunciar su situación en los medios de comunicación. Después de esto, César está “fatal” y ha sufrido una nueva crisis al no comprender lo que está ocurriendo.

El secretario general de FSTES en Andalucía, Jorge Martín, ha explicado en declaraciones a diariodehuelva.es que todo comenzó a raíz de que César denunciara públicamente que se veía obligado a dormir en su ambulancia ante la falta de un lugar de descanso entre las guardias tecnico-ambulanciaque, en ocasiones, alcanzaban las 48 horas. Tras esto, comenzó “la persecución” de la empresa y la situación acabó en una baja psicológica. Ya entonces, la empresa “le advirtió que lo sancionarían y ha sido al final de julio cuando le ha llegado la sanción”. El motivo es que su ambulancia estuvo inoperativa durante cuatro horas al quedarse sin batería y la empresa mantiene que es mucho tiempo. Sin embargo, el secretario general de FSTES detalla que, ante esta circunstancia y “ante la falta de vehículos de reserva”, el técnico “tuvo que llamar a la grúa, ir hasta Huelva -donde está la sede- para cambiar de vehículo, revisar el material del nuevo vehículo y acondicionarlo, y después volver de nuevo a Isla Cristina, y de ahí que tardara cuatro horas”. Martín lamenta así que “si revisamos el material, la empresa nos sanciona por pérdida de tiempo, y si no se revisa y al final falta algo, también nos sancionan”.

Sin embargo, esta no es la primera denuncia de César en los últimos meses, y ya anteriormente fue sancionado a siete días de empleo y sueldo por la rotura de uno de los cristales de la ambulancia. El secretario general de FSTES en Andalucía detalla que “se cayó una silla que hay tras la puerta y se rompió el cristal por accidente, pero la empresa considera que fue de mala fe”. Una situación que, por un motivo o por otro, han sufrido ya “todos los trabajadores afiliados al sindicato”, en lo que consideran “una persecución por parte de la empresa”.

Martín explica que “a todos nos han abierto expedientes o nos han puesto amonestaciones”, y lo achaca a que la empresa “quiere ponernos faltas leves hasta que puedan echarnos a la calle por un despido disciplinario”. Asimismo, explica que todo esto comenzó a raíz de la llegada del sindicato y su intento de mejorar las condiciones de los trabajadores: “La empresa acabó echando a cinco de los afiliados y después los tuvo que reubicar porque sería despido nulo, desde entonces se ha dedicado a ponernos sanciones leves por cualquier cosa para acumular sanciones y despedirnos”.

Ante esta circunstancia y por “las condiciones” en las que trabajan, el sindicato ha interpuesto ya una treintena de demandas a la empresa y está a la espera del primer juicio en diciembre. Éste en concreto es por otro compañero “al que en un año le han hecho 96 contratos diferentes”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.