Detectan dos potentes fumigantes agrícolas en la intoxicación masiva de La Redondela

Las investigaciones abiertas por las consejerías de Salud, Medio Ambiente, Agricultura y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil ya comienzan a manejar datos fiables de los agentes químicos que provocaron la intoxicación masiva de La Redondela en la noche y madrugada los pasados 19 y 20 de septiembre.

Desde el principio se barajó el mal uso de un producto fitosanitario común en la agricultura como agente desencadenante de la situación de alerta sanitaria vivida por la población redondelera. Y las primeras confirmaciones apuntan a la detección de dos productos utilizados en la desinfección de suelos y como fumigantes para acabar con los nematodos que atacan a las raíces de algunas plantas.

Según los datos que se manejan desde el departamento de Medio Ambiente de Andalucía, se ha detectado de momento el uso de cloropicrina y dicloropropeno. Aunque ambos no han causado afección al medio, los investigadores consideran probable que se haya acumulado en el ambiente al ser usado al mismo tiempo por varias explotaciones agrícolas, lo que multiplicó sus efectos en La Redondela debido a la dirección del viento (ver gráfico) a la hora de los hechos.

El primer informe ha sido remitido por Medio Ambiente a la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía para que haga las valoraciones y comprobaciones pertinentes de los permisos de uso, ya que ambos productos necesitan de una autorización especial del Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno central.

En concreto, el dicloropropeno es un fumigante de autorización excepcional según el artículo 53 del Reglamento CE 1107/2009 y se debe usar en situaciones consideradas de emergencia en materia fitosanitaria y por periodos de comercialización que no sobrepasen los 120 días, apunta el Vademecum de estos químicos agrícolas. Así el dicloropropeno es un fumigante con propiedades nematicidas, fungicidas, insecticidas y herbicidas y actúa como esterilizante en contacto con la plaga. Se suele usar siempre en dosis recomendadas y en desinfección de suelos destinados a semilleros, cítricos, frutales, hortícolas y vid. Se mezcla con la cloropicrina para uso en suelos freseros.

Precisamente la cloropicrina es el otro fumigante que ha sido detectado en el medio por las autoridades andaluzas de Medio Ambiente. Se emplea como nematicida y se degrada por fotólisis a CO2 con una vida media de cuatro días. Es compatible con otros fumigantes y actúa como agente desinfectante de suelos destinados al cultivo de fresas y al pimiento.

Los efectos de la intoxicación por cloropicrina pueden ser compatibles con el cuadro médico que presentaban las personas atendidas en La Redondela: irritaciones en los ojos, lagrimeo, irritación de nariz, boca y garganta y afecta preferentemente por inhalación. En el caso del dicloropropeno puede afectar al inhalarlo a la piel, a los ojos y causar irritaciones de nariz y garganta. Las autoridades aconsejan manipularlo como posible carcinógeno.

En ambos casos y según los datos recogidos hasta ahora no ha habido afección al medio y en el caso de las 59 personas atendidas en La Redondela fueron atendidas con síntomas leves.

Otro caso más peliagudo es su continua inhalación y manipulación, si se produce, por parte de los trabajadores agrícolas, donde sí debe haber especial cuidado, control de uso y prevención máxima para evitar intoxicaciones graves.

Este caso es el segundo de gravedad que ocurre en Huelva en los últimos años. Con anterioridad, en octubre de hace cuatro años, 28 jornaleros marroquíes se intoxicaron cuando trabajaban en una finca de Lucena del Puerto. Entonces, según confirmó el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, se debió a un apilamiento «erróneo e imprudente» de un insecticida. En vez de fumigar el producto sobre las plantas en las medidas y proporciones adecuadas se apiló bajo los invernaderos de plásticos dedicados a la fresa para atraer a los insectos.

El caso de La Redondela ha sido especialmente relevante pues ha afectado a una zona habitada por lo que el SAS ha reconocido que se activó la Red de Alerta a través del Centro de Coordinación de Emergencias de la Empresa Pública. Las autoridades declararon una alerta epidemiológica por intoxicación por productos químicos en La Redondela.

Los Servicios de Salud desplazados prestaron asistencia a 59 personas que presentaban síntomas de irritación ocular, rinorrea, picor de garganta y disnea.

El 061 instaló en las inmediaciones de La Redondela un amplio Puesto Médico Avanzado con dos equipos de emergencia 061 y el vehículo de asistencia a múltiples víctimas, además de las ambulancias de la red de transporte urgente de Villablanca y de La Antilla para el traslado de los afectados a centros hospitalarios, aunque finalmente no fue necesaria la derivación hospitalaria al remitir la intoxicación.

F: http://www.diariodehuelva.es

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.