Después de la parada biológica y el mal tiempo los barcos isleños regresan a puerto cargados de boquerón

Con muy buenas impresiones y cargados de boquerón regresan a puerto los barcos del cerco que han vuelto a faenar después de la parada biológica de dos meses. Inicialmente tenían que haber salido a la mar el pasado día 1 de este mes pero las condiciones meteorológicas lo impidieron. El pasado lunes lo hicieron por primera vez, ya terminada la veda para esta especie. Los pescadores encontraron el caladero en buenas condiciones según demuestran las capturas realizadas, tanto por la cantidad como por la talla de los ejemplares.

Alrededor de 80 barcos de cerco que faenan en aguas del Golfo de Cádiz, con base en los puertos de Huelva y Cádiz, retoman la actividad después de cumplir con el paro forzoso con el objeto de dar descanso al caladero y propiciar la regeneración de especies como la sardina y el boquerón.

Según Fernández, la parada y el establecimiento de cuotas de captura permiten que haya más pesca, porque también el sector está mentalizado en la conservación del caladero. Estos primeros días de pesca del boquerón, los precios se mantienen en unos niveles más que aceptables, ya que han llegado a alcanzar los 3,5 euros, aunque después se han moderado hasta situarse entre los 1,7 y los 2 euros.

El patrón mayor de la cofradía de pescadores de Isla Cristina, Mariano García, coincidió con el diagnóstico que hizo Fernández sobre la vuelta de los barcos al caladero tras la parada y aseguró que las capturas han sido abundantes, si bien matizó también que aún es pronto para saber si habrá boquerón para todo el periodo de pesca establecido.

A modo de autorregulación, el sector del Golfo de Cádiz ha establecido un cupo de captura diario de 3.000 kilos, aunque algunos puertos han fijado ese límite en 2.000 kilos, como es el caso de Punta Umbría. La flota de cerco que faena el boquerón está integrada por 48 barcos de Punta Umbría e Isla Cristina, 23 en Barbate, 14 en Sanlúcar de Barrameda y uno en Cádiz.

El sector ha presentado al Ministerio de Pesca el documento de propuesta para el establecimiento del cupo de captura, tras el acuerdo y el consenso alcanzado, y está a la espera de su ratificación, según el presidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores. La intención es poder disponer de recurso durante toda la temporada y evitar alcanzar el tope del cupo con rapidez.

El volumen de capturas para 2017 en la zona del Golfo de Cádiz es de 5.978 toneladas de boquerón, lo que supone el aumento del 17,7 % del volumen respecto al año pasado. Se trata de una cantidad con la que, según el sector, aún no se cubren los diez meses de actividad, de ahí que apunte nuevamente a un intercambio de boquerón por sardina con Portugal. Algunos puertos, como el de Punta Umbría, han tenido que cerrar en ocasiones por consumir el cupo y otros estuvieron a punto de hacerlo.

La cuota inicial española de boquerón se ha incrementado anualmente gracias a los intercambios realizados con el país vecino. España y Portugal han establecido una gestión de la pesquería de manera conjunta, en base a acuerdos de medidas técnicas y límites temporales de descargas, teniendo en cuenta tanto el estado biológico del stock como consideraciones de carácter socioeconómico.

Para la pesca de la sardina la veda se mantiene hasta el próximo 1 de marzo, por lo que los barcos del cerco solo se dedican ahora al boquerón

La flota del cerco arrancó la temporada de la sardina el año pasado con un límite autoimpuesto de 350 cajas por día y barco para alargar la temporada hasta el verano, cuando los precios son más altos.

Habitualmente, la flota lusa se queda el 70% y España el 30% restante, una cantidad que a su vez se reparte entre el Cantábrico Noroeste y el Golfo de Cádiz.

C. Sáez.

F: huelvainformacion.es

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.