Cambio de hora con la llegada de la primavera

Con el inicio de la primavera astronómica llega, año tras año, el cambio de hora. Se realiza el último fin de semana del mes de marzo, lo que significa que la madrugada del domingo 26 tocará avanzar el reloj. Sí, perderemos una hora de sueño porque por arte de magia a las 2 de la madrugada tendremos que avanzar el reloj hasta las 3.

Pero cuándo se cambia: ¿Del sábado al domingo o del domingo al lunes?

Es la pregunta que nos hacemos eternamente cuando se acerca el cambio de hora. Llamamos “madrugada del domingo” a las horas que transcurren entre que se acaba el sábado y se hace de día el domingo, Es decir, lo que algunos llaman “el sábado por la noche” es, en realidad, la hora del cambio.

Lo que se busca con este cambio horario es el ahorro energético, haciendo para ello coincidir lo máximo posible las horas de luz solar con el horario laboral. Piensen que en estos momentos ya se estaba haciendo de día alrededor de las 7 de la mañana, y si siguiéramos con el horario invernal, en pleno mes de junio amanecería sobre las 5 de la madrugada, una hora a la que la mayoría de los mortales estamos durmiendo. De esta forma, adelantando nuestros relojes hacemos que no amanezca tan temprano y además alargamos las horas de sol por las tardes, con el consiguiente aprovechamiento de la luz solar para nuestras actividades.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.