Tres años de cárcel y multa 1,5 millones por blanquear dinero un vecino de Isla Cristina

La Audiencia Nacional le impone también al vecino de Isla Cristina, que operaba a través de una sociedad de alquiler de coches, una multa de 1,5 millones

La Audiencia Nacional ha condenado a un vecino de Isla Cristina (Huelva) a tres años y cuatro meses de cárcel y al pago de una multa de 1,5 millones de euros por blanquear capitales procedentes del narcotráfico entre los años 2007 y 2012, principalmente, a través de una sociedad de alquiler de coches.

La sentencia de conformidad, a la que ha tenido acceso Efe, considera a esta persona responsable de un delito de blanqueo de capitales, y le impone, además, la responsabilidad personal subsidiaria de tres meses de prisión en caso de impago de la multa.

También ordena el comiso del dinero, activos financieros y saldos bancarios, bienes inmuebles y vehículos de los que es titular, así como de los bienes muebles e inmuebles y saldos bancarios de que sea titular la sociedad y empresa propiedad del acusado.

Se considera probado que el acusado, nacido en 1982, cuenta con antecedentes por tráfico de drogas habiendo sido condenado, entre otras, por la Audiencia Nacional en 2015 a la pena de 12 años, 6 meses y un día y multa de 6, 5 millones por su pertenencia a una organización en la provincia de Huelva dedicada a la introducción de hachís procedente de Marruecos en las costas españolas mediante embarcaciones que simulan una actividad pesquera o de recreo.

A consecuencia del tráfico ilícito de sustancias estupefacientes que venía realizando desde hacía años y con las ganancias adquiridas fruto de tal actividad ilícita, el acusado consiguió un importante patrimonio constituido fundamentalmente por bienes inmuebles y vehículos, valiéndose además de miembros de su familia para poner los bienes a nombre de los mismos facilitando así su ocultación.

En noviembre de 2009 constituyó una sociedad cuyo objeto social era la compraventa y alquiler de vehículos y servicios de transporte, con un capital social de algo más de 3.000 euros.

Entiende el tribunal que esta sociedad “es solo una fachada” para blanquear capitales procedentes de la actividad ilícita del narcotráfico mediante la compra del local comercial, la compra de los vehículos y los actos de transmisión de las participaciones a su hermano y su madre, para evitar perder la sociedad a consecuencia de la actividad ilícita que realizaba con el tráfico de estupefacientes.

De hecho, el acusado era el usuario habitual de los vehículos de la sociedad que utilizaba reiteradamente para las reuniones con el fin de preparar las operaciones de tráfico de sustancia estupefaciente.

F:https://andaluciainformacion.es

EFE

Artículos relacionados

Deja un comentario